Cartas al poder de un niño / Solange Jacobs

tumblr_ncrfx0NbLn1tai9aqo2_1280

tumblr_ncrfx0NbLn1tai9aqo1_1280

 

 

 

 

 

 

Cartas al poder de un niño.

Solange Jacobs.

Lima, Barcelona 2014

 En 1980 el Partido Comunista del Perú Sendero Luminoso, le declara la guerra al Estado peruano con una serie de acciones simbólicas que luego devendrían en intensas acciones de violencia sistemática.

 Entre 1980 y el año 2000, transcurre en el Perú un periodo de violencia política que dejará un saldo de 70.000 muertos y alrededor de 16.000 desaparecidos, producto de los enfrentamientos entre las guerrillas Sendero Luminoso, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru MRTA, y el propio Estado Peruano; este último iniciaría un régimen de aplicación sistemática de violación de derechos humanos a miles de peruanos so pretexto de detener el accionar de las guerrillas mencionadas.

 El epicentro inicial de estos acontecimientos sería el departamento de Ayacucho, ubicado en la Sierra sur del Perú, en una de las zonas más pobres del país. El accionar de Sendero Luminoso se centraría en dicho departamento, de población mayoritariamente campesina, siguiendo la lógica senderista de que la lucha del pueblo se iniciaría en el campo para llegar a la ciudad. Es así que la gran mayoría de víctimas mortales y desaparecidos en estos años corresponden a pobladores campesinos de origen andino y selvático.

 Cartas al Poder de un niño consiste en una serie de postales escritas y dedicadas a mi sobrino Diego, que nació en el año 2000, año que se considera el cese de la violencia política que marcó el periodo de 1980 al 2000, y el regreso a la democracia. Periodo, a su vez, en el que transcurrió mi niñez y adolescencia en Lima, la capital, contexto que me permitió – como a la gran mayoría de limeños–, mantenerme de cierto modo al margen de las acciones más violentas que sucedían en el resto del país, pero al mismo tiempo construir desde la infancia una subjetividad que estaba atravesada por el eco de aquellos acontecimientos.

 En un intento por transmitir esta información generacional – a la vez familiar y a la vez colectiva -, en Cartas al Poder de un niño, reconstruyo un relatobasado en la confrontación entre imágenes de mi propio archivo familiar correspondiente a aquellos años, y fotografías tomadas en la actualidad en Ayacucho, correspondientes a lugares de memoria, junto con testimonios de los afectados directos del conflicto, testimonios recogidos por fuentes gubernamentales y diversos organismos.

 En Cartas al poder de un niño trazo una línea de tiempo en la que la biografía personal se encuentra con la biografía social. Encuentro que permite pensar de manera crítica categorías que son indispensables en relación a todo proceso de construcción de la memoria histórica, como lo son las categoría de víctima y no víctima, de afectado y no afectado, así como nuestra propia ubicación y rol dentro de un conflicto que se produce en una sociedad altamente polarizada. Categorías problemáticas sin duda, e instauradas desde los sistemas de poder, que pretenden tener el control sobre la construcción de un discurso sesgado acerca de la historia reciente y la memoria histórica, y por consiguiente de nuestro presente.

http://solangejacobs.com/