The Museum is Closed / Espai Colona

tumblr_o3cscf4RSF1tai9aqo3_1280

Poéticas de lo doméstico.

Para esta ocasión de presentación del proyecto en The Museum is Closed en el Taller del MACBA, hemos invitado al artista visual y amigo Luis Guerra, no solo por el tremendo grado de admiración que sentimos por su trabajo, sino que también por la enorme complicidad y afecto que compartimos. Desde ese pacto de la cotidianeidad que tenemos, estableceremos un diálogo y compartiremos un poco de té con el fin de profundizar en las prácticas artísticas y gestión de las mismas desde los eventos diarios que acompañan a las personas que se desempeñan como artistas.

Espai Colona surge desde la necesidad en la generación de contenidos vinculados a las artes visuales a propósito de una condición y situación específica determinado por la cotidianeidad, hecho conceptual y formal que queda establecido por el ser de quienes lo fundan y configuran en su día a día. Esto establece a su vez la imposibilidad de separar arte y vida, generando una indeterminación a la hora de establecer límites respecto a los distintos quehaceres de un hogar, sugiriendo la siguiente pregunta: qué es trabajo? Y a su vez qué no lo es?.

Proponemos ver en dichas interrogantes una posibilidad poética, en la cual dicha cotidianeidad por momentos sobrepasa la aparente seriedad o gravedad que se le quiere otorgar al arte. Sumergiendo el hecho artístico en una encapsulación museística incapaz de incorporar nuevos acontecimientos. Si bien la aparición del evento artístico se entiende como un acontecimiento que rompe la utilización del espacio/tiempo de manera cotidiana, creemos que al estar este inserto en el marco espacial de un piso/hogar, los elementos que pueden acontecer sobre el, tienen una especial particularidad que podría venir tanto desde la cocina, las habitaciones o los espacios comunes.

El abrir nuestra casa, llevarlo desde lo privado a lo público, lo pensamos parte de un proceso mecánico, la apertura de la cámara que se abre y se cierra capturando una dosis de luz que choca contra la película fotosensible (o el sensor) construyendo una imagen, la que en este caso provendría de lo interno, una suerte de radiografía de quienes habitan el espacio o se encuentran en el interior de la cámara. Este acontecimiento “fotográfico” es compartido, entregado y recibido con quienes asisten a cada encuentro en Espai Colona.

Picar el timbre como un obturador de nuestra propia casa y vida, permitiendo la entrada no solo en nuestras tristezas, risas, limitaciones y tiempos, sino que también al vínculo que queda establecido con el artista con que hemos trabajado para cada muestra, develando siempre una particular amistad formalizada a través de la relación obra/contexto. Este contexto que por momentos tiene un grado de neutralidad aparente,  pero que permite un cambio constante y desregularizado de nuestras vidas en cada nueva muestra.

Colaboración: Luis Guerra y Miguel Ayesa.